¿Ya has encontrado a tu media eleranja? Ideas para la segunda edición de la «speed dating» del Encuentro Práctico de Profesores de ELE

Tu media «eleranja»

En primer lugar, quiero felicitar a los organizadores del Encuentro Práctico de Profesores de ELE y darles las gracias por no dejar de innovar en sus eventos ni de ilusionar a principiantes y a expertos. Este año, en la vigésimo tercera edición del Encuentro en Barcelona, por primera vez se ha celebrado una speed dating entre docentes con poca experiencia y docentes con una larga trayectoria.

Era la primera vez que asistía a una sesión de citas rápidas y, como suele pasar en estos casos, iba nerviosa a la vez que ilusionada y con muchas ganas. No esperaba encontrar a mi media eleranja, sino simplemente mantener pequeñas conversaciones agradables con diferentes compañeros de profesión y aprender de ellos. Eso lo conseguí, ¡y además pude hablar con mi amor pleletónico!

Como estoy convencida de que todos podemos aprender de todos, a pesar de mi escasa experiencia, me voy a lanzar a intentar aportar mi granito de arena con ideas para una segunda edición de esta interesante speed dating.

Ahí va mi propuesta didáctica (para una sesión de 1 h 15 min aproximadamente):

Antes de la sesión

– En el momento de inscribirse al Encuentro, cada participante debe hacer constar si considera que pertenece a la categoría de docentes expertos o a la de poco expertos, y tiene la posibilidad de descargar tarjetas de presentación en blanco para rellenar antes del Encuentro, así como fichas de valoración de candidatos (para rellenar durante la sesión de speed dating). La única diferencia entre las fichas y las tarjetas para expertos y las fichas y las tarjetas para principiantes es el color. Las tarjetas de presentación serán para entregar a otros profesores, así que solo deben hacerse constar los datos que quieran compartirse. En la ficha de valoración de candidatos, como dato personal solo aparece el nombre para evitar perder el tiempo anotando datos que ya estarán en las tarjetas de presentación que nos faciliten.

– Los organizadores del Encuentro hacen una previsión de la proporción de profesores que habrá en cada categoría.

– Al entregar la acreditación del Encuentro y la documentación a cada asistente, se le entregan también tarjetas de presentación en blanco y fichas de valoración de candidatos.

– Cada principiante piensa (y anota, si quiere) dos o tres preguntas que le gustaría hacerles a los profesores expertos. Cada experto piensa (y anota, si quiere) dos o tres consejos que les daría a los profesores con poca experiencia.

Durante la sesión

– Durante los cinco primeros minutos, los que aún no hayan rellenado su tarjeta de presentación la rellenan.

– Los expertos se sientan en sillas dispuestas en una fila o en varias. Ellos no se moverán. Solo se moverán los principiantes.

– Lo ideal sería que hubiera el mismo número de profesores expertos que de profesores novatos, pero todos sabemos que pocas veces tenemos un grupo ideal, así que los organizadores pedirán que se formen grupos según la proporción. Por ejemplo, si hay unos tres principiantes por cada experto, los principiantes formarían grupos de tres y los expertos se quedarían solos.

– En diez minutos, los grupos de principiantes tienen que acordar tres o cuatro preguntas que les gustaría plantearles a los expertos y las ordenan de más a menos importante. Los grupos de expertos (o, si no han formado grupos porque la proporción era como la del ejemplo o un experto por cada tres principiantes, etc., cada uno hace el ejercicio con el que tenga al lado) hablan sobre su experiencia y sobre los consejos que les darían a los principiantes.

– Empiezan las citas: los mentores se quedan quietos en sus sillas, los principiantes se sientan delante del primer candidato. Charlan durante siete minutos y todos rellenan sus fichas de valoración de candidatos.

– ¡Cambio de pareja (o de trío o de lo que sea)! Los principiantes se desplazan hacia el candidato experto de la derecha. Se repite el proceso de los siete minutos.

– Los principiantes se vuelven a desplazar hacia la derecha y repiten de nuevo el proceso de los siete minutos.

– Después de una sesión de citas, lo lógico es querer contarle a alguien la experiencia. En este caso, cada participante se reunirá con quien quiera (por ejemplo, con los compañeros con los que ha asistido al Encuentro o a los que ha conocido en él) y durante diez minutos «comentarán la jugada»: valorarán las diferentes citas que han tenido.

Después de la sesión

– Cada uno que elija el final de su historia… y que lo comparta con los demás, si quiere, a través de redes sociales o como mejor le parezca.

¿Qué te parecen estas ideas? ¿Qué añadirías, quitarías o modificarías?

¡Muchas gracias de antemano por tus comentarios!

Anuncios